telefono 2241718 – 095612510 - 084004008
Aysana
PacientesPacientes

XIV Actualizaciones en Terapia Cognitiva

La Psicoterapia Cognitiva ha desarrollado significativamente su propuesta teórica y aplicación clínica, tomando en cuenta la enorme necesidad de actualizar las propuestas iniciales de la terapia cognitivo conductual que ya llevan más de 30 años desde su aparición. Si bien este procedimiento logró buenos resultados en cierto tipo de condiciones (ansiedad, depresión), también es necesario decir que presentó muchas limitaciones, siendo una de las principales que no logró sostener los cambios o prevenir recaídas. De igual forma, no encontró resultados en otro tipo de disfunciones más severas como la afección en rasgos de personalidad. Sin embargo, entraron en escena nuevas propuestas de este enfoque que intentaron abordar estas falencias presentando nuevos modelos de aplicación con resultados que parecen ser de interés. Para esto, la propuesta inicial debió integrar otras aplicaciones a su teoría para lograr obtener resultados más efectivos, entre ellos el importantísimo aporte de corrientes como: constructivismo, psicoanálisis, humanismo, entre otros, con lo que se evidenció la necesidad de ampliar los campos de aplicación teórica y desarrollar un pensamiento más amplio, siendo que la investigación científica presentada por la terapia cognitiva conductual únicamente mostró la disminución sintomática del malestar, pero no un cambio en el largo plazo. Es así que las actualizaciones de este enfoque se han vuelto más significativas que la propuesta inicial basándose en dos conceptos centrales entre otros: “La relación terapéutica” y el desarrollo de metacognición como constructo fundamental del cambio.

Hemos visto la enorme necesidad de dar conocimiento a las actualizaciones en Psicoterapia Cognitiva, esto con el fin de promocionar el modelo teórico sobre el cual se pude aplicar este procedimiento. Hemos concluido que la Terapia Cognitivo-Conductual es un elemento terapéutico útil como elemento psicoeducativo, sin embargo, esta aplicación solamente sirve como un primer paso dentro del proceso de tratamiento que permite comprender la dinámica del conflicto, elemento que de ninguna manera es suficiente para el cambio y mantenimiento. Por tanto, este procedimiento es significativamente limitado. 

En lo relacionado a las actualizaciones hemos abordado el concepto de metacognición, mismo que refiere un constructo mental capaz de incidir sobre los conflictos y generar una respuesta adaptativa que proviene del mismo sistema productor de sufrimiento subjetivo, la metacognición es innata en los seres humanos, pero en algunas disfunciones, tiende a obstaculizarse y operar en contra del sistema. Por tanto es necesario formular la intervención adecuada para redirigirla sobre el componente conflictivo y lograr que las personas generen soluciones eficaces. 

De igual forma, hemos puesto énfasis en un elemento indispensable para el cambio: “La relación terapéutica”. Este elemento es el principal predictor de buenos resultados inclusive más que las técnicas específicas y focalizadas. Finalmente, vemos la importancia de ampliar el campo informativo sobre la Psicoterapia Cognitiva; este enfoque tiene alrededor de 20 diversas corrientes donde la Psicoterapia Cognitivo-Conductual solamente representa una de ellos y de hecho la más antigua. Además, sus buenos resultados se han visto en problemáticas como ansiedad y depresión, pero se debe tomar en cuenta que en estas dificultades, casi todo procedimiento sin importar su tendencia, presenta los mismos buenos resultados, por tanto este factor no es dependiente de esta corriente.