telefono 2241718 – 095612510 - 084004008
Aysana
PacientesPacientes

VI Conceptualización y tratamiento de la Anorexia Nerviosa

La incidencia por muerte en la anorexia nerviosa ha crecido del 5 al 7% en los últimos 10 años, según cifras de la OPS. Cabe aclarar que otros investigadores dan números aun más preocupantes.” (Toronto, 1994, en Crispo R., et al. 2001). Según la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (ALUBA) en Argentina, se ha incrementado también el número de consultas en pacientes mayores de 30 y menores de 10 años e relación a preocupaciones sobre el peso y la figura. (http://www.clarin.com/sociedad/anorexia-edad-casos-aumentaron-anos_0_1010299062.html)
Los llamados Trastornos de la Conducta Alimentaria tienen un impacto tan fuerte sobre las personas que afectan todos los ámbitos de su vida, relaciones interpersonales, familiares, laborales, académicas, salud física y mental, etc. lo que hace que todo el entorno se vea comprometido. 
Es necesario tomar en cuenta que la Anorexia Nerviosa no se la puede catalogar únicamente como una disfunción relacionada al peso, la figura o la alimentación. En realidad, esta problemática presenta una disfunción con todo aquello que rodea a éstas personas entre las cuales se encuentran las mencionadas anteriormente. Por tanto, es un conflicto mucho más complejo desde su génesis hasta su desarrollo e instauración. Es importante realizar una buena conceptualización de la Anorexia Nerviosa para poder diseñar tratamientos que se ajusten a las necesidades reales de quienes la padecen.

Ala Anorexia Nerviosa no se la pueda catalogar exclusivamente como un trastorno de la alimentación. Esto se debe a que quienes sufren esta problemática tienen una dificultad severa en todas las esferas en las que se desenvuelven (familiar, laboral, académica, relacional, etc.) y también con la alimentación. El problema parte de supropia interpretación de la experiencia fundamentada en una relación fuertemente conflictiva con su figura de apego. Por tanto, catalogar la Anorexia Nerviosa como un problema psiquiátrico argumentado bajo el concepto de “Distorsión de la imagen corporal” es también un error diagnóstico reduccionista. Esta dificultad se presenta, entre otros factores como una necesidad de atención y cuidado por parte de su figura de protección (casi siempre la madre), que al no haberla tenido en instancias indispensables del desarrollo se termina instalando como una conducta restrictiva de la alimentación. El objetivo suele ser situarse en niveles de riesgo muy elevados por inanición alimenticia, con esto pueden llegar a conseguir el acercamiento de tal figura y el malestar tiende a ceder espacio. Así, frente a un nuevo conflicto en la relación se vuelve a activar su funcionamiento. Por esto, hemos concluido que esta disfunción debe conceptualizarse en términos de “diagnóstico relacional” entendiendo por esto la necesidad de comprender la forma de relacionamiento en la estructura familiar, permitiendo una aproximación más real del problema. Igualmente, hemos acordado la necesidad de enfrentar esta problemática con dos ejes clínicos fundamentales.


• El dispositivo de tratamiento debe abordar la problemática incluyendo al sistema familiar, sobre todo a las figuras de mayor significación. De lo contrario, si solamente asistimos a quien padece esta dificultad corremos el riesgo de ubicarla como el foco problemático y mantener el mensaje que recibe de su familia, con esto, cualquier propuesta de cambio resultaría poco útil. Debe abordarse al sistema familiar e intentar lograr el mayor cambio posible en la dinámica de relacionamiento y no solamente de quien padece Anorexia Nerviosa.

• Consideramos indispensable trabajar con el respaldo de un equipo clínico donde se realicen acuerdos y consensos a través de procesos de supervisión, donde se discutirán los beneficios de las diversas modalidades de atención tanto del sistema familiar como de la forma de vivir este problema en quien lo padece.

Finalmente, recomendamos la necesidad de buscar bibliografía actualizada tanto en la forma de explicar esta dificultad, como en el diseño de propuestas de atención que sean aplicables y se separen de los viejos sistemas categóricos.