telefono 2241718 – 095612510 - 084004008
Aysana
PacientesPacientes

IV La relación terapéutica

En el espacio 13 de septiembre hemos desarrollado el tema de la Relación terapéutica. A continuación una síntesis de los discutido: 

En psicoterapia hay un aspecto fundamental en el que coinciden los autores y clínicos de los diferentes enfoques que no se puede dejar de lado y ha sido un elemento primordial. Transferencia, alianza o relación terapéutica, con las diferencias conceptuales que puedan tener concuerdan en la importancia de establecer una relación particular entre un sujeto y el terapeuta. Es una relación que sólo se puede generar en el ámbito de la clínica y que ha demostrado ser aquello que hace posible un trabajo en psicoterapia antes de la aplicación de cualquier tipo de técnica. Éste es un fenómeno que consideramos importante explorar a profundidad y desarrollar estrategias útiles que la faciliten. Los procesos terapéuticos implican cambios que habitualmente son difíciles de ejecutar y en algunos casos son obstaculizados por algunos mecanismos de seguridad o defensivos. Es desde la relación terapéutica que estas condiciones tienden a ser más flexibles y a perder influencia en el espectro psíquico. 

La relación terapéutica constituye un factor primordial dentro del ámbito de la psicoterapia; su establecimiento es la base que permite realizar cambios que resulten significativos en los consultantes. 
Al profundizar en este concepto, hemos acordado que el establecimiento de la relación terapéutica no debe ajustarse a una técnica específica con indicadores exactos; este fenómeno se produce de manera natural dentro de una atmósfera de confianza y empatía entre la persona y el terapeuta, creando un espacio de soporte que opere como “base segura” donde el sujeto pueda desplegar los contenidos de su malestar. 
Se podría decir que el terapeuta constituye una figura flotante; alguien que promueve que el sujeto pueda relacionarse realmente con su experiencia y forma de funcionar, cumpliendo los objetivos clínicos, sin generar un vínculo emocional cercano. Cuando la relación se encuentra sesgada por cualquier inconveniente es recomendable regularla tomándose un espacio para dialogar sobre esto.