telefono 2241718 – 095612510 - 084004008
Aysana
PacientesPacientes

Ansiedad

 

La Ansiedad suele experimentarse de forma catastrófica debido a que sus episodios se  presentan orgánicamente, es decir, cuando aparece un cuadro ansioso aumenta el ritmo cardíaco, la frecuencia respiratoria (en algunos casos se produce sobreoxigenación).   De igual forma, aumenta la temperatura corporal y se presenta sudoración (normalmente en las manos), contracción muscular que puede derivar en un  malestar general muy agudo, dolores intensos de cabeza, debilidad, etc. Todos estos síntomas afectan significativamente la estabilidad de quien los experimenta, alterando el funcionamiento en otras áreas de su vida (laboral, académica, familiar, social, ciclos de sueño).

En el ámbito emocional, generalmente, se presentan niveles de angustia, irritabilidad, frustración y miedo. Con lo cual, el individuo desarrolla un estado de intranquilidad constante que repercute directamente en su estabilidad.

La ansiedad es una emoción adaptativa normal, necesaria para la supervivencia  y que es desencadenada generalmente por un factor percibido como una amenaza. En casos de ansiedad normal se experimentan pocos síntomas, habitualmente de poca intensidad, poca duración y poco incapacitantes.

Sin embargo, en algunas personas la ansiedad puede manifestarse de forma exagerada,    incluso sin un motivo aparente, generando síntomas muy variados que se pueden clasificar en diferentes grupos, entre ellos: síntomas físicos, psicológicos, de la conducta, de los pensamientos (cognitivos) y de aspectos o repercusiones sociales, cuyo nivel de malestar es lo suficientemente significativo como para ser considerado una enfermedad que requiere de intervención profesional especializada para un alivio y tratamiento efectivo y mantenido en el tiempo.

Cabe añadir, que no todas las personas tienen los mismos síntomas, ni éstos la misma intensidad en todos los casos. Cada persona, según su predisposición biológica, psicológica y/o ambiental, se muestra más vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas. Algunos de ellos sólo se manifiestan de manera significativa en algunas alteraciones o en ciertos trastornos de tipo ansioso, dependiendo, también, del tipo de trastorno, por lo que un psicodiagnóstico oportuno, preciso y un abordaje terapéutico multidisciplinario son de mucha importancia.